Nuestro equipo ha creado un espacio para los sentidos, lleno de aromas, sensaciones y sabores que se fusionan. Foie, solomillo, atún, bacalao, magret, langostinos, pavo o cordero son acompañados con wakame, gengibre, soja, mango o salsas teriyaki, curri, tandori, chutney...


           Nuestra apuesta es refrescar los productos clasicos de la cocina occidental con aromas y texturas orientales. Buscando un equilibrio entre ambos mundos gastronómicos para ofrecer ese resultado en un restaurante en el que hemos intrentado que la intimidad sea uno de los ingredientes de nuestra cocina.